miércoles, 9 de febrero de 2011

Alergias también en invierno


En los meses más fríos, en el cálido ambiente del hogar pueden darse factores que desencadenen reacciones alérgicas

Artículo original de Consumer.es que nos cuenta que las alergias, a menudo, se relacionan con la llegada de la primavera o el verano, a partir de factores ambientales externos desencadenantes, como el polen. Pero las horas que se pasan en casa durante el invierno pueden jugar también malas pasadas y provocar reacciones alérgicas e, incluso, problemas de asma o rinitis. La realidad es que, en otoño e invierno, las alergias pueden agravarse por la humedad en el ambiente, la reproducción de ácaros de polvo y los cambios bruscos de temperatura.

En invierno, los factores desencadenantes de alergias más habituales son la presencia en el ambiente de hongos, mohos o levaduras y sus esporas. Estos aumentan tanto en el ambiente exterior como en el interior de los hogares que se mantienen cerrados más tiempo con objeto de conservar el calor. El aire de las casas, por tanto, circula sin demasiada renovación, a través de las calefacciones y de los aparatos de aire acondicionado. La poca cantidad de luz de los días de invierno favorece aún más la formación de moho, que se reproduce sobre todo en condiciones de oscuridad y con altos niveles de humedad.

Leer noticia completa en nuestra Unidad de Tratamiento de alergias

No hay comentarios: