martes, 29 de septiembre de 2009

Mira lo que comes y tus ojos lo agradecerán


Las espinacas y las zanahorias, alimentos imprescindibles para la salud visual.

Solemos decir que la comida entra por los ojos. No en vano, ya que este dicho puede tener doble significado y es que la alimentación que llevamos puede determinar nuestra salud visual. Así nos lo explican el oftalmólogo Javier Mendicute y la nutricionista Marisa Fernández en el libro Cocina para tus ojos donde hacen un repaso de las recomendaciones dietéticas para prevenir y mejorar la evolución de las seis patologías visuales más frecuentes.

Para ello cuentan nada más y nada menos que con la ayuda de las recetas de cocineros de reconocido prestigio como Andoni Luis Aduriz, Hilario Arbelais, Eva Arguiñano, Carlos Arguiñano, Elena Arzak, Juan Mari Arzak, Martín Berasategui, Pedro Subijana y Marisa Fernández Soto. Todos han colaborado de manera altruista, ya que la recaudación del libro está íntegramente destinada a tres ONG especializadas en salud visual.

"Si a una persona le diagnostican degeneración macular asociada a la edad (DMAE) con 75 años, probablemente, aunque cambie sus hábitos alimenticios, no modificará la evolución de su enfermedad, pero si desde muy jóvenes tenemos en cuenta estas necesidades alimenticias, sí que se puede conseguir, especialmente en personas marcadas genéticamente", subraya el jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Donosti, el doctor Mendicute. En esta línea, el consumo de ácidos grasos omega 3 puede prevenir el ojo seco, y las dietas antioxidantes, el riesgo de cataratas. No obstante, en otras enfermedades como la retinosis pigmentaria, se sabe que una dieta rica en vitamina A puede enlentecer la enfermedad.

"Hay que tener en cuenta que el ojo es la expresión de enfermedades circulatorias, por eso una alimentación equilibrada y evitar el alcohol y el tabaco ayuda sin duda a la salud visual", advierte el oftalmólogo al tiempo que señala que la zanahoria y la espinaca son las reinas de la salud visual. La primera por su aporte en vitamina A, y la segunda, por su efecto protector sobre la mácula. Aunque, en definitiva —matiza Mendicute— la dieta mediterránea es la mejor aliada.

Ojo seco
Es recomendable reducir las grasas y aumentar el consumo de carbohidratos, vitamina A —frutas rojas, naranjas, amarillas y vegetales de hoja verde—, incrementar el zinc y los folatos —cereales, legumbres y espinacas—, asegurar la vitamina B6 y la C mediante cítricos, ingerir más ácidos grasos omega 3 que omega 6 —en pescados como el atún—.

Catarata
Es fundamental la ingesta de vitamina C —cítricos, tomates, pimientos verdes, lechuga, patata—, E, B1 y B3 —carne de cerdo, legumbres o dátiles, soja—, carotenoides —melón, zanahoria, maíz, kiwi—, zinc, selenio y manganeso.

Glaucoma
Se puede tomar magnesio —chocolate negro—, ácidos omega3, flavonoides polifenólicos —té, café y vino tinto—, vitaminas C y B12 —huevos, carnes, pescados y lácteos—, y antioxidantes.

DMAE
Las pautas son vitaminas C y E, carotenoides, zinc, selenio —pescado azul y mariscos—, omega-3, vitamina B-12 y ácido fólico —berros, col, escarola—.

Enfermedades vasculares
Oclusivas retinianas
Fundamental la dieta mediterránea.

Retinosis pigmentaria
No hay que dejar de tomar vitamina A —lácteos y vegetales verdes—

"Contenidos e Información de Salud"

Estar BIEN 2009 - 28/09/2009
_________________________________
Etiquetas: Medicina Biológica, Enfermedades Crónicas, Dietética y nutrición , Medicina antienvejecimiento, Antioxidantes, Radicales libres

No hay comentarios: