martes, 29 de septiembre de 2009

Este otoño, tu salud no es un juego de niños


Los especialistas nos dan las claves para evitar que estas dolencias nos hagan empezar con mal pie la estación.

Con la llegada del otoño nuestro cuerpo tiene que hacer frente a los cambios que supone la nueva estación en nuestra forma de alimentarnos, la vuelta a nuestra rutina diaria tras el periodo vacacional y los cambios bruscos de temperatura. Todo ello, lo hace más vulnerable al ataque de bacterias y virus, responsables, especialmente estos últimos, de la gran mayoría de las afecciones propias de esta estación.

Hacemos un repaso de las enfermedades propias del otoño-invierno y te explicamos, con la ayuda de un experto, cómo combatirlas.

Alergias
Aunque todos las asociamos con la llegada de la primavera, las alergias son una de las patologías más frecuentes en otoño, tal y como explica el doctor García Cepeda: "En otoño, la caída de la hoja y los cambios en la flora, junto con la proliferación de los ácaros, a los que favorecen las condiciones de humedad y bajas temperaturas, hacen que las alergias se multipliquen".

Picor de ojos, mucosidad, dolor de cabeza, tos e incluso erupciones cutáneas, son sólo algunos de los síntomas de esta molesta patología, que, en algunos casos, puede confundirse con el catarro. "Si pasados 15 días los síntomas persisten, no hay fiebre y mantenemos los estornudos y el moquillo líquido, es cuando podemos plantearnos que tenemos una alergia", asegura.

Pese a que lo más frecuente es que ya se hayan manifestado con anterioridad, y que, por lo tanto, quienes las padecen estén medicados con antihistamínicos que deben tomar cuando sobreviene una crisis, si la alergia es debutante, los expertos insisten en la necesidad de vigilar su evolución".

El problema de las alergias es que debilitan al sistema respiratorio, que se ve atacado también por los virus de la época" recuerda el especialista en Salud Pública. "Por ello, lo más recomendable en caso de duda, es que la persona acuda cuanto antes al médico para decidir sobre si debe o no someterse a tratamiento".

Catarros y gripes
Son los más frecuentes de esta estación. Ambos son procesos víricos, por lo que la única diferencia entre ellos está en sus síntomas, tal y como explica el doctor Juan Ramón García Cepeda, experto en Salud Pública de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria. " Una de las diferencias más claras está en la fiebre. Mientras que en los catarros no suele aparecer y, si lo hace, no cursa con episodios de fiebre elevada, sí es frecuente que aparezca en la gripe. Lo mismo sucede con los dolores articulares, típicos de la gripe y más infrecuentes en el catarro común", asegura el experto. Además, el doctor nos recuerda que, al ser enfermedades víricas, son autolimitadas, es decir, se extinguen por sí solas sin necesidad de antibióticos, que, por otra parte, recuerda el doctor, "no sirven para nada en estos casos". Así, el mejor consejo es la prevención. "Es muy importante mantenerse bien hidratado, evitar los cambios bruscos de temperatura y, sobre todo, cuidar el sueño y la alimentación, que nos van a permitir mantener en las mejores condiciones nuestro sistema inmunitario", recuerda García Cepeda.

Faringitis y bronquitis
Aunque la palabra bronquitis nos inquiete, su causante, el virus sincitial respiratorio, no suele presentar complicaciones salvo en colectivos de riesgo como niños menores de dos años o pacientes con otras enfermedades respiratorias. La bronquitis se produce cuando este virus, frecuente en otoño e invierno, invade las vías respiratorias bajas produciendo una infección. Como recuerda el doctor García Cepeda, los antibióticos no son efectivos en este caso, por lo que, a veces, puede ser necesario el ingreso para paliar las dificultades respiratorias. No obstante, lo normal es que los síntomas no vayan más allá de los de la gripe común y la infección remita en 7 ó 10 días.

Los enfriamientos bruscos y las infecciones víricas causantes de gripes y catarros son la causa principal de la faringitis, una inflamación de las vías respiratorias altas, frecuente en quienes fuerzan la voz al hablar o en su trabajo. En estos casos, García Cepeda recomienda el uso de miel para suavizar la garganta e hidratarnos con frecuencia para disminuir el dolor al tragar.

Otitis
Caracterizada por un intenso dolor de oído, la otitis media es típica del otoño- invierno, debido a la proliferación de virus que atacan al sistema respiratorio. García Cepeda explica que, cuando uno de esos virus daña las vías respiratorias altas y entra en el conducto acústico genera una inflamación del oído medio que es lo que produce el dolor y la pérdida de audición. Su prevención pasa, según el experto, por evitar los cambios bruscos de temperatura y favorecer la ingesta de vitamina C y frutos secos que ayuden a potenciar nuestras defensas frente al ataque de los virus. En el caso de la otitis, el tratamiento con antibióticos suele ser efectivo y los síntomas remiten en una media de tres semanas, aunque, en algunos casos de otitis aguda, advierte el experto, las molestias pueden prolongarse durante meses.

Te ayudará
Cuidar la alimentación te puede ayudara a combatir los síntomas de las enfermedades otoñales. El doctor August Corominas, catedrático de inmunología y experto en nutrición, nos da algunos consejos para cuidarnos con los alimentos este otoño.

• Fiebre: es uno de los síntomas más frecuentes de gripes y catarros. Para recuperarnos de sus efectos y evitar la deshidratación, nada mejor que un zumo de cítricos, rico en vitamina C.

• Dolor muscular: en este caso, según el doctor, nuestras mejores aliadas son las infusiones relajantes, como las de orégano o jengibre.

• Frutos secos, recargan tu energía: nada mejor para reforzar nuestro sistema inmunitario que la ingesta de alimentos ricos en zinc. Cacahuetes, nueces y cereales son la mejor opción en este caso.

• Frutas y verduras: aunque su presencia en la dieta es aconsejable todo el año, los altos niveles de vitaminas de las frutas y verduras de esta temporada, son un gran refuerzo para nuestras defensas. El ajo, muy indicado en estas fechas por sus efectos fluidificantes que ayudan a descongestionar de las vías respiratorias, el brocoli, las espinacas y los cítricos son los fundamentales según Corominas.

"Contenidos e Información de Salud"
Estar BIEN 2009 - 28/09/2009
______________________________________
Etiquetas: Medicina Biológica, Enfermedades Crónicas, Gripe A, H1N1, Influenza

No hay comentarios: