miércoles, 8 de julio de 2009

Infecciones Alimentarias


Ha llegado el verano y han aumentado las temperaturas, con el riesgo de que aparezcan problemas de salud derivados del calor y de las consecuencias de éste sobre los alimentos.

Ello obliga a extremar las precauciones y a estar alertas. El calor facilita ciertos contagios de agentes infecciosos por vía alimentaria.

Una peor conservación de los alimentos –frecuente en estas fechas– facilita el crecimiento de los microorganismos que provocan las intoxicaciones. Si llega a sufrirse la intoxicación alimentaria se aconseja extremar la hidratación, ya que el principal peligro de una gastroenteritis es una deshidratación peligrosa.

Cuando se dan diarreas de este tipo, habitualmente benignas y autolimitadas, se aconseja hidratarse bebiendo agua y seguir al el segundo o tercer día una dieta astringente. No deben tomarse antibióticos ni antidiarreicos sin control del médico, al que hay que consultar si se producen dolores persistentes o aparece fiebre.

La gastroenteritis es una infección y/o inflamación de la mucosa del estómago y el intestino a causa de la multiplicación de microorganismos, potencialmente causada por virus, por alimentos contaminados o incluso por efectos adversos de medicamentos. También pueden producir sus síntomas enfermedades diferentes.

Los principales grupos de riesgo de toxiinfecciones alimentarias son las poblaciones en edades extremas de la vida (niños y ancianos) y pacientes con enfermedades crónicas que precisen medicación (diabéticos, bronquíticos crónicos, inmunodeprimidos…) Las personas en estas circunstancias deben aumentar las precauciones.

Estos enfermos deben recibir, ante la gastroenteritis, un tratamiento más cuidadoso y una especialmente correcta hidratación para evitar complicaciones. Además, al tener que continuar con su medicación deben consulte con el médico por si es preciso realizar algún ajuste o tomar medicinas para la gastroenteritis.

Los síntomas de la gastroenteritis suelen pasar por dolores abdominales, vómitos, náuseas, diarrea y a veces fiebre y cefalea, sintomatología que requiere el ingreso del paciente en contadas ocasiones.

En la mayoría de los casos, se soluciona con reposo alimenticio, y la reposición de agua con electrolitos con sueros orales.

Los especialistas recomiendan que si no se puede acudir a una farmacia, puede recurrirse a la coca-cola o al agua con bicarbonato y sal para recuperar lo que se ha perdido a través de los vómitos y diarreas. En cualquier caso es conveniente beber muchos líquidos para evitar la deshidratación. Esta es una de las claves.

Más personas comiendo fuera de casa, aguas sin tratar y un personal en determinados establecimientos no entrenado para la hostelería hacen que en época estival se multipliquen las condiciones favorables para la aparición de la gastroenteritis. Los alimentos elaborados con huevo pueden contener salmonella.

Los agentes que causan las contaminaciones en los alimentos son normalmente las bacterias. Estos agentes infecciosos son los responsables de que intoxicaciones como la salmonelosis o el botulismo pasen al primer plano en los meses de vacaciones. En España se contabilizan unas 15.000 intoxicaciones alimentarias al año.

La salmonelosis es la intoxicación alimentaria más conocida y se origina por la Salmonella typhi. El Estafilococo es una bacteria presente en las infecciones de piel y se transmite cuando los infectados manipulan los alimentos y los contaminan. El Clostridio perfringes está muy extendido en las heces, el suelo, el aire y el agua.

Se transmite por la carne contaminada que ha estado mucho tiempo a temperatura ambiente. El botulismo está causado por el Clostridio Botulínico que se encuentra en el suelo, conservas caseras, alimentos preparados en malas condiciones de conservación y heces animales y también las humanas.

Mariscos y moluscos también pueden producir intoxicaciones cuando si están contaminados por varios agentes, como la salmonella, la escherichia coli, el virus Norwalk o distintas especies de vibriones.

Estos agentes se destruyen con una correcta refrigeración y cocción de los alimentos. El virus de la Hepatitis A se puede transmitir a través de almejas poco cocidas.

Autor: Juan Riera Roca
Fuente: www.salut.org
_____________________________
Etiquetas: Medicina Biológica, Enfermedades crónicas, Intoxicación alimentaria

No hay comentarios: