lunes, 20 de abril de 2009

La conjuntivitis ataca al 50% de los alérgicos

Con la llegada de la primavera, dos de cada diez españoles sufrirán algún tipo de reacción alérgica. Una estación del año en la que los principales perjudicados serán los ojos. No en vano, estas alergias causarán conjuntivitis o inflamaciones oculares en el 50% de las ocasiones.

Los casos de alergia se han duplicado en la última década. Aunque se trata de dolencias fáciles de tratar, en general, producen muchas molestias oculares a las personas que las sufren, como lagrimeo, picor o enrojecimiento. Molestias que si no se tratan adecuadamente, pueden además ocasionar complicaciones más graves llegando a afectar a la córnea. En estos casos, la inflamación ocular se convierte en estructural, empeorando la visión y perpetuando el cuadro sintomático.

La alergia es una respuesta exagerada del organismo ante el contacto con determinadas sustancias. En la alergia primaveral, es el polen el factor clave de esta hipersensibilidad, pero los causantes de la molesta reacción van en aumento. Desde los clásicos ácaros, hongos, algunos medicamentos, alimentos y animales, hasta las más modernas alergias provocadas por determinados perfumes, contaminantes o hasta el propio papel moneda: las alergias están a la orden del día.

Los ojos, por estar expuestos al medio ambiente de forma directa, son uno de los órganos más frecuentemente afectados por los fenómenos alérgicos. De ahí que la mitad de los individuos que lo padecen, sufren molestias en ellos.

Una reacción alérgica puede afectar a uno o ambos ojos y causar enrojecimiento y sensación de picor bajo los párpados. Los síntomas también pueden incluir lagrimeo, hinchazón, sensación de arenilla, sensibilidad a la luz (fotofobia), así como sensación de que los párpados están pegados al despertarse por la mañana.

La forma más frecuente y leve de reacción alérgica es la conjuntivitis, que se asocia con rinitis, y que puede ser perenne si los síntomas duran todo el año, o estacional, típica en la primavera y/o el otoño.

Se afirma que actualmente el tratamiento médico de la conjuntivitis alérgicas ha experimentado un extraordinario avance. Hoy en día se dispone de diversos medicamentos más precisos y sin efectos secundarios. Habitualmente, el tratamiento consiste en la identificación de los alérgenos responsables de la reacción, la aplicación de medidas para evitar la exposición a estas sustancias y la utilización de medicamentos para reducir los síntomas o prevenir la recurrencia.

Según los especialistas, lo más importante es poder realizar un diagnostico precoz para evitar que los síntomas avancen. Es necesario el examen ocular por parte de un especialista en Oftalmología que, en colaboración con un alergólogo, oriente a la persona que padece alergia ocular sobre el diagnóstico y el mejor enfoque terapéutico de su caso.

Consejos para reducir sus síntomas
En casa:

- Evite el polvo: mejor aspirar las habitaciones o pasar un trapo húmedo. No barra.
- Evite en lo posible, alfombras, cortinas pesadas, almohadones de plumas, juguetes de lana o peluches, paredes enteladas o empapeladas.
- Son preferibles las viviendas en zonas soleadas y secas.
- Cierre las ventanas cuando se corta el césped del jardín.
- Evitar el pelo de gatos, perros, aves y caballos.
- Es preferible no tener plantas con flores dentro de la casa.

En el dormitorio:

- Lave las sábanas al menos una vez por semana y a altas temperaturas (>60°C).
- Airee la cama todos los días.
- No sacuda el colchón, aspírelo. Envuelva las almohadas y el colchón con una funda impermeable a los ácaros.

La ropa:

- Prefiera los materiales sintéticos.
- Guarde la ropa en bolsas de plástico cuando no las utiliza.
- Aspire los armarios regularmente, y deje la ropa dentro de los armarios.

De viaje:

- Mejor pasar las vacaciones en zonas de montaña, o en zonas costeras de escasa vegetación.
- Evite viajar en primavera y otoño.
- No salga al aire libre los días de viento. En caso de hacerlo, utilice gafas protectoras.
- Evite que el aire le dé directamente en la cara cuando se desplaza en un medio de transporte.

Generales:

- No se automedique. Pregunte siempre a un médico. Algunos colirios poseen sustancias que están contraindicadas en pacientes diabéticos, en niños, en personas con el sistema inmune deteriorado, etc.
- Algunos colirios poseen corticoides o efedrina.
- Lleve siempre la medicación que su oftalmólogo y alergólogo le han recomendado.

Consulte siempre a su oftalmólogo. Él es el más indicado para diagnosticar su problema e indicar un tratamiento adecuado.

Autor: Portalesmedicos
Fuente: portalesmedicos.com

Etiquetas: Enfermedades Crónicas, Alergias, Medicina Biológica, Pólen, Primavera

No hay comentarios: