martes, 31 de marzo de 2009

Pesar menos de 55 kilos es un riesgo para la osteoporosis


Invitado por el Ateneo Jovellanos, el doctor Ignacio González-Busto pronunció anoche una conferencia titulada «Las enfermedades de los huesos y articulaciones: prevención y tratamiento».

¿Son un problema de la edad?

En principio, se pueden tener a cualquier edad, lo que pasa es que con el paso del tiempo las probabilidades son mayores, ya que hay una serie de patologías, que son las más frecuentes, que se producen con la edad: la artrosis y la osteoporosis. La osteoporosis es una pérdida de la cavidad ósea, que ocurre con la edad, y la artrosis es una degeneración de las articulaciones.

¿Y se confunden?

La gente tiende a identificar huesos, en general, con enfermedades dolorosas, pero la osteoporosis y la artrosis son diferentes. La osteoporosis es un problema de los huesos, y la artrosis, de las articulaciones.

¿La osteoporosis afecta más a las mujeres?

Correcto. La osteoporosis es un proceso de pérdida de masa ósea que acontece a todas las personas, pero las mujeres cuando entran en la menopausia y pierden las hormonas femeninas sufren un descenso de la calidad ósea, lo que hace que sus huesos sean más frágiles y que se puedan romper ante traumatismos leves o, incluso, que las vértebras se compriman por ellas mismas, sin ningún traumatismo, por su propio peso.

¿Es un problema genético?

No es una cuestión genética, es una cuestión de todas las mujeres, aunque sí hay una cierta influencia, y el antecedente de haber tenido una fractura en una persona de la familia incrementa el riesgo de tener fracturas.

¿De qué tipo?

Hay cuatro tipos de fracturas que se consideran de perfil osteoporótico, que son propias de los huesos osteoporóticos y que se producen ante traumatismos de escasa cuantía, que son la fractura de cadera, la vertebral, la de muñeca y la de húmero coccigal. Es decir, si una persona de 30 años se cae al suelo es muy raro que se rompa la cadera, sin embargo, una persona que tenga osteoporosis, ante un tropezón en su casa es muy posible que se rompa la cadera. Son fracturas por fragilidad, y si eres mujer y tu madre ha sufrido una fractura uno de estos cuatro tipos, tienes un riesgo superior.

¿Se hereda?

No es que se herede, lo que hay es una predisposición familiar. Vamos a ver, todas las mujeres tienen una pérdida de masa ósea con la edad, todas, lo que pasa es que hay algunas que sufren fracturas de baja energía, que son de las que estamos hablando. Por eso si una mujer tiene el antecedente de una madre que haya tenido una fractura de este tipo, teóricamente podrá tener más propensión a tenerla ella. Hay un cierto componente hereditario, pero todo esto está por demostrar, el problema de la medicina es que pretendemos que avance muy rápido, pero avanza despacio, ya que hay algunas cuestiones que sólo el tiempo puede demostrar. Todas estas cosas son de ahora, de hace diez o quince años; tratar toda la osteoporosis es una cosa relativamente reciente, por lo tanto, no hay pacientes que hace veinte años se estuvieran tratando cuya evolución pudiéramos ver ahora nosotros. Estamos hablando un poco en suposiciones.

¿Cómo se puede prevenir?

A partir de los 33 o de los 35 años, más o menos, se considera que empieza la disminución de la masa ósea, tanto en hombres como en mujeres. Entonces una ingesta de calcio suficiente y unos niveles de vitamina D son esenciales.

¿Para qué la vitamina D?

La vitamina D se necesita para absorber el calcio. Una persona puede tomar 200 kilos de calcio, pero si no tiene vitamina D no lo absorbe. ¿Cuál es el problema?, pues que la vitamina D se sintetiza en la piel, fundamentalmente, por la acción del sol. El problema es que mucha gente no se expone al sol, por lo que los niveles de vitamina D son bajos y no se absorbe el calcio, pero hay que tener claro también que la osteoporosis no es un problema de falta de calcio, la falta de calcio se llama osteomalacia, que es diferente; la osteoporosis es un problema de la calidad del hueso, lo que pasa es que el calcio es muy necesario para formar el hueso y es muy importante que se tome calcio y vitamina D suficiente.

¿Y qué más?

Pues un estilo de vida activo. El estímulo fundamental de formación ósea es el peso y la actividad física: si tienes actividad física tus huesos, por decirlo así, estarán más fuertes, ya que tu organismo se encargará de ello; por el contrario, si eres una persona sedentaria, tu organismo dirá: «Este señor no necesita los huesos y vamos a tenerlos más débiles».

¿Mejor más kilos para prevenir?

El peso influye, pero favorablemente en el caso de la osteoporosis. Pesar menos de 55 kilos se considera un factor de riesgo de la osteoporosis, y por encima, no. Lo que ocurre es que la gente identifica sobrepeso con dolor óseo, y el problema es el sobrepeso con dolor articular. Precisamente, la osteoporosis es más frecuente en personas delgadas.

Autor: J. M. Ceinos
Fuente: http://www.lne.es/

No hay comentarios: