lunes, 23 de marzo de 2009

La falta de calcio incide en el peso

Diversos estudios han demostrado que la ingesta de este mineral influye en el metabolismo.

Diversos estudios poblacionales han demostrado que la ingesta de calcio influye en la composición corporal y en el metabolismo, contribuyendo a facilitar la pérdida de peso corporal y de grasa en individuos obesos.

Los resultados de los análisis fueron presentados por Angelo Tremblay, profesor de Kinesiología del Departamento de Medicina Social y Preventiva en la Universidad de Laval (Quebec) y artífice de la investigación, durante un acto organizado por el Instituto Tomás Pascual para la Nutrición y Salud, con motivo de su segundo aniversario.

En declaraciones a BIEN Tremblay explicó que si se produce una carencia de calcio, el organismo genera diversos mecanismos que influyen en nuestro peso. "Una de estas actuaciones está relacionada con la combustión de la grasa en la sangre, así si nuestro cuerpo tiene poca cantidad de calcio se generan unas hormonas que tratan de restaurar esta carencia y producen el mineral en la células adiposas.

Consecuentemente las grasas presentan una movilidad menor y es más difícil expulsarlas". Del mismo modo los estudios reflejan que un consumo adecuado de calcio provoca un efecto conjunto de mayor pérdida de grasa tanto por vía fecal como por oxidación.

De forma más especulativa, también se ha presentado la posibilidad de que el control del apetito esté afectado igualmente por el consumo de calcio. "Hay diversas teorías respecto a este asunto —explica el profesor —. Lo que se sabe es que si hay una ausencia de tipo nutricional en el organismo, el cerebro reacciona aumentando la sensación de hambre y trata de reponer lo que falta, de alguna manera".

En este sentido, el aporte de vitaminas también parece estar relacionado. "De hecho, uno de nuestros estudios publicado recientemente ha demostrado que el suplemento de calcio más vitamina D aumenta significativamente las pérdidas de grasa y peso corporal en mujeres obesas que consumen muy poco calcio, y se llegó a la conclusión de que tenía un efecto sobre el control del apetito", añade el profesor Tremblay.

En este sentido, otro de los datos reveladores de la investigación es que el sueño actúa del mismo modo sobre el apetito, así las personas que duermen poco tienen tendencia a presentar mayores problemas de peso.

Autor: estarbien.com
Fuente:
www.estarbien.com

No hay comentarios: